Estudio muestra que contratos de obras públicas tienen mayor impacto por la pandemia

Análisis hecho con entrevistas a ejecutivos mostró que, aunque ha habido flexibilidad hasta el momento, se podrían generar problemas a futuro. La CChC prepara una propuesta para mejorarlas.

16/06/2021

Imagen de Rancagua TV

La ya compleja relación que se da entre mandantes y contratistas de proyectos de construcción, tantos públicos como privados, se ha visto acentuado por la pandemia. Así lo muestra un estudio cualitativo realizado por Criteria Research, encargado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

La consultora entrevistó en profundidad a 12 ejecutivos del sector, con el objetivo de analizar las relaciones entre los mandantes y contratistas en la cadena de valor, dando cuenta que se identifican dos estilos de trabajo en el sector: un modelo emergente, que plantea relaciones flexibles, de confianza y menos conflictivas; y uno dominante, que considera relaciones rígidas, de desconfianza y asimétricas.

De las entrevistas se desprende que en la construcción “hay un modelo dominante de relación en la industria, basado en la desconfianza y la rigidez burocrática, que genera alta conflictividad y baja productividad”.

En cuanto al efecto que ha tenido la pandemia, comentan que ha tenido diferentes efectos según se trate del mundo público o privado, y según el estilo de relación.

“La mayoría señala que la contingencia de la pandemia se ha abordado con flexibilidad de ambas partes y que el impacto no ha sido tan grande hasta el momento, pero podrían verse las consecuencias en el futuro”, indica Criteria.

Apuntan que que quienes ya tienen una relación flexible “ven en la pandemia una oportunidad de aprendizaje, incorporación de mayor flexibilidad a los contratos y enriquecimiento de las relaciones al obrar con un propósito común”.

Sin embargo, quienes cuentan con relaciones más rígidas se ven enfrentados a mayores dificultades.

El mayor impacto se da en obras públicas, ya que sea que estas se paralicen o no, debido a que el mandante se limita a extender el plazo, pero no financia los gastos generales, lo cual pone en una difícil situación económica al contratista”, concluyen.

Más allá de la contingencia sanitaria, hay un diagnóstico compartido en cuanto a que “los problemas de relación se gestan desde el inicio, en la brecha que surge entre las especificaciones técnicas y lo que el contratista interpreta de ellas e incorpora a su oferta”.

Además, aseguran que los conflictos “son acumulativos y se van amplificando al no ser abordados oportunamente, generando un efecto sistémico”.

La propuesta que prepara el gremio

Ante estas inquietudes en el rubro, la CChC lanzó el “Desafío Institucional Modernización de Relaciones Contractuales”, una iniciativa que busca mejorar la relación entre mandantes y contratistas, evitando juicios y logrando acuerdos que no pongan en riesgo los proyectos.

El grupo liderado por Jorge Letelier, ex vicepresidente de la CChC, está afinando una propuesta que busca incorporar mecanismos de resolución de controversias y actualizar la normativa asociada a los contratos.

Según Letelier, la iniciativa ha sido impulsada debido a que “estos últimos años ha aumentado el grado de conflictividad, aumentando las ineficiencias en cuanto a plazos y costos, producto de contratos poco colaborativos entre las partes”.

Este empeoramiento en las relaciones contractuales se ha acentuado con la pandemia y ha sido levantado por todos los comités y las cámaras regionales de la CChC”, plantea.

Detalla que el grupo de trabajo tiene cerca de 40 integrantes, socios y no socios de la CChC. Buscan seguir incluyendo a mandantes, autoridades, institutos, universidades y líderes de opinión.