La medición de la productividad laboral de la construcción puede ser uno de los problemas en la construcción. A diferencia de la fabricación y otras industrias, las tareas de construcción varían ampliamente según el tipo de proyecto, el contratista y otros factores. En resumen, cuando no se está produciendo en masa un producto estandarizado, medir la productividad se vuelve más difícil.

Incluso con estos desafíos, los investigadores y profesionales de la industria han logrado avances en la medición de la productividad en los últimos años y han surgido algunas tendencias interesantes. Si bien las métricas exactas de productividad han variado, la mayoría de las fuentes coinciden en que la productividad laboral de la construcción tiene margen de mejora.

La reducción de la productividad es un mal que afecta a todos los países en desarrollo y nuestro país no es la excepción. Los indicadores presentados por la consultora Matrix para la CChC, muestran que Chile se encuentra estancado desde hace 10-15 años, mientras que, en el resto de la economía, está aumentado.

El bajo nivel de productividad local respecto a países OCDE presenta un llamado de alerta. En promedio, para generar el mismo valor en la construcción, en Chile se requieren 10 trabajadores, mientras que en el promedio de la OCDE se requieren solo 6.

 

Factores que afectan la productividad

 

¿Cómo se puede medir la productividad y cuáles son los factores que la determinan? La productividad de la construcción a menudo se mide como producción por hora de trabajo.

Los factores que afectan la productividad pueden variar entre diferentes sectores, pero muchos factores son comunes en todas partes.

 

  • Características laborales: edad, habilidad, experiencia, liderazgo y motivación de la fuerza laboral.
  • Condiciones de trabajo: tamaño y complejidad del trabajo, accesibilidad del sitio, uso del equipo y otros factores específicos del proyecto.
  • Actividades no productivas: mano de obra indirecta, reelaboración, paros laborales y otras actividades que no resultan directamente en la productividad.

Para realizar un seguimiento de la productividad laboral, lo mejor es definir un nivel de productividad base para un conjunto de condiciones de trabajo predefinidas y compararlo con la productividad en proyectos posteriores.

El índice de productividad laboral, nace de la relación entre la productividad laboral en un conjunto diferente de condiciones laborales y la productividad laboral base, este proporciona una medida de la eficiencia laboral relativa de un proyecto en un nuevo conjunto de condiciones laborales.

En edificación, las obras nacionales presentan en promedio un indicador de 0,24 m2 persona-día, mientras que la muestra internacional es de una media de 0,37 m2 por persona-día; un 53% mayor.

En otras palabras, si un edificio promedio de la muestra nacional es de 13 pisos, alcanzar el nivel de productividad de países referentes podría significar adicionar 6 pisos, empleando la misma cantidad de personas.

Dados todos los diferentes factores relacionados con la productividad y el marcado margen de mejora con respecto a otros países, ¿cómo podríamos realizar mejoras a la productividad? Aquí hay algunas posibilidades, muchas de las cuales son obvias, pero vale la pena revisarlas:

 

  • Tecnología: Además de mantener equipos y hardware de alta calidad, asegúrate de contar con un software actualizado que te ayude a administrar tu empresa y tus proyectos. Idealmente, un sistema que permita a los equipos de proyectos colaborar y compartir información en tiempo real entre los equipos de oficina y de campo. Un sistema como  #FocoenObra que es una solución integral para el control de gestión de la construcción que viaja desde la planeación, mide la productividad y los costos y además ayuda a controlar la prevención de riesgos y la calidad del mismo.
  • Características laborales: la mayoría de las constructoras y contratistas son conscientes de la necesidad de contar con una mano de obra calificada. Pero encontrar y mantener trabajadores experimentados puede ser un desafío dada la naturaleza cíclica de la construcción.
  • Condiciones de trabajo: para proyectos activos, proporciona una accesibilidad adecuada al sitio, un entorno de trabajo seguro y el equipo adecuado. El equipo de campo puede incluir herramientas y maquinaria de alta calidad, equipo de protección personal (EPP) y vehículos. En la oficina, los empleados valoran un entorno agradable, tecnología actual, horarios de trabajo manejables y flexibilidad para manejar la vida fuera de la oficina.
  • Actividades no productivas: se necesita una cierta cantidad de mano de obra indirecta o gastos generales para administrar cualquier negocio, pero dimensionarlo correctamente es clave para operar un negocio exitoso. Al igual que la importancia de contar con personal de campo calificado, mantener personal calificado para manejar la contabilidad, los recursos humanos, las licitaciones y otras tareas de administración es invaluable.

Descubre como la Suite de Foco en Obra puede ayudar a tu equipo a mejorar la productividad en un solo clic aquí

 

Somos una solución integral para el
control de gestión de la construcción.
Conozca nuestra suite para comenzar a
optimizar y agilizar sus proyectos.

¡Siguenos!

Presentes en:

Partners: